Resumen: Como los niños aprenden a leer palabras

 

La escritura es un invento bastante reciente, pero poderoso para mejorar la inteligencia humana. El primer escrito fue logográfico, donde un símbolo representaba el significado de una palabra. Esto significó un gran número de símbolos para aprender. En un sistema posterior, se introdujeron símbolos que representaban sílabas, un cambio hacia la escritura basada en el sonido. Con el desarrollo del alfabeto, la escritura utilizó un grupo económico de símbolos que representaban los fonemas del habla, los gestos vocales a partir de los cuales se construyen las palabras en un idioma. Sin embargo, el uso de un alfabeto requiere suficiente familiaridad con los fonemas para reconocerlos en palabras habladas, y esto puede ser un obstáculo serio. Los fonemas se producen muy rápidamente en el habla ordinaria (10-20 por segundo), y los gestos vocales se superponen, lo que dificulta el discernimiento de los límites de los fonemas.

Este diagrama ilustra cómo funciona la escritura alfabética. La ortografía PECES indica la pronunciación de los peces. El código alfabético permite una manera sistemática de leer cualquier palabra siguiendo su mapa de pronunciación. Para pronunciar una palabra, se traducen las letras en fonemas, se mezclan los fonemas para aproximar la pronunciación y se reconoce la palabra. La fonética es simplemente una instrucción de decodificación: enseñar a los principiantes a entender la ortografía como mapas de fonemas. Sin embargo, debido a que los fonemas están coarticulados, la conciencia de los fonemas debe ser enseñada explícitamente, no sólo asumida.

Estamos acostumbrados a pensar en dos rutas para el reconocimiento de palabras: la vista y la decodificación.

Sin embargo, todos los lectores expertos adquieren palabras a la vista, y todos son decodificadores expertos. Además, podemos reconocer palabras por analogía, encadenando partes de palabras pronunciables, o adivinanzas contextuales. El reconocimiento visual significa reconocimiento instantáneo sin análisis. La decodificación implica traducción; aunque la decodificación temprana requiere sondeo audible y mezcla, la decodificación posterior es rápida y silenciosa.         Para analogizar, recordamos una palabra con el mismo patrón ortográfico y hacemos que la palabra desconocida rime con la palabra recordada. La estrategia de partes de palabras pronunciables requiere una gran cantidad de trozos de vista, tales como ando, indo y ción, que los lectores pueden encadenar para identificar las palabras. La adivinación contextual es usar el resto de la oración para adivinar palabras no reconocidas. Debido a que las conjeturas son lentas, esforzadas y poco confiables, los lectores las abandonan rápidamente a medida que adquieren la habilidad de descifrar y el vocabulario de la vista.

El problema en la lectura de palabras es acceder al léxico, es decir, al almacén de palabras y información asociada en la memoria.

Antes de aprender a leer, almacenamos una increíble red de palabras con sus pronunciaciones, significados, sintaxis y, a veces, datos de ortografía. El problema en la lectura es acceder al léxico, es decir, localizar la entrada en memoria a partir de su ortografía. Las rutas de acceso de los lectores expertos son memorables (pueden llamar una palabra fácilmente), confiables (reciben la misma palabra cada vez que ven su ortografía) y fáciles de aprender (en sólo unas pocas pruebas). Pero las rutas de acceso precisas y fiables no son suficientes: Para ahorrar recursos para la comprensión, necesitamos un acceso sin esfuerzo a las palabras. Por lo tanto, el acceso visual a la palabra es el objetivo de la instrucción fonética.

Los niños no sólo saltan a descifrar y adquirir vocabulario de la vista. Se mueven a través de fases predecibles del uso del alfabeto más y más hábilmente. Antes de que los niños aprendan a usar el alfabeto, emplean una estrategia predeterminada de adjuntar una clave visual al significado. Esta estrategia visual explica por qué los niños muy pequeños pueden reconocer muchas palabras en su entorno normal, por ejemplo, leyendo McDonald's con el logotipo de los arcos.     Simplemente están reconociendo imágenes. Cuando los niños adquieren una visión alfabética, comienzan a utilizar claves fonéticas en lugar de claves visuales. Utilizan algunas letras (generalmente al principio de una palabra) para indicar algunos de los fonemas de la palabra, proporcionando una ruta de acceso sistemática a la palabra en el léxico (aunque no es una ruta confiable).

El acceso confiable viene en la fase alfabética, cuando los niños aprenden a decodificar palabras sólo con la ortografía. La lectura de fase alfabética permite a los niños adquirir rápidamente el vocabulario de la vista. Contrariamente a las creencias del pasado, el aprendizaje de la vista y la palabra no depende de la asociación de memoria. Los niños aprenden palabras de vista en sólo unos pocos encuentros de calidad. Los encuentros de calidad conectan las letras de una ortografía con los fonemas de la pronunciación, por lo general sondeando y mezclando. En otras palabras, típicamente aprendemos palabras a la vista a través de una cuidadosa decodificación. Aunque la decodificación exige una gran atención en los lectores jóvenes, establece rutas de acceso fiables para recuperar la palabra. Una vez establecida la ruta de acceso, las herramientas para construirla (reglas de correspondencia) se abandonan. La ortografía se convierte en un símbolo significativo de la palabra hablada (es decir, "se parece" a la palabra). El aprendizaje de la decodificación reduce drásticamente el número de ensayos para el reconocimiento visual de un promedio de 35 ensayos a un promedio de cuatro ensayos.

¿Cómo llevamos a los niños a la fase alfabética completa en la que pueden pronunciar palabras?

La fonética está diseñada para lograr esta meta. La fonética es simplemente una instrucción en decodificación. Implica enseñar reglas de correspondencia y cómo mezclarlas. Se han desarrollado dos tipos de fonética: explícita y analítica. La fonética analítica está diseñada para evitar pronunciar fonemas de forma aislada.

Esto requiere explicaciones indirectas, y presupone la conciencia de los fonemas en lugar de modelar la forma en que los fonemas se cuelan y se ensamblan en la decodificación. En fonética explícita, los profesores pronuncian los fonemas de forma aislada para modelar cómo sonar y mezclar. Los estudios muestran que la fonética explícita es más efectiva para llevar a los niños a la independencia en la lectura temprana.

Otro factor que ha demostrado ser importante en la fonética es el de los textos decodificables. Decodificable

Los textos son simplemente textos en los que la mayoría de las palabras pueden ser decodificadas usando correspondencias que los niños han aprendido hasta la fecha en su programa de fonética. Mientras que tal control restringe temporalmente el valor de la literatura de los textos de práctica, la investigación muestra que induce una estrategia de decodificación en los lectores principiantes.

Debido a que la fonética que aprenden funciona para desbloquear las palabras de sus historias, dependen de una estrategia de decodificación en la lectura. Esto les ayuda a ganar rápidamente palabras de vista, y también les ayuda a entender patrones que no se enseñan explícitamente en las lecciones de fonética. A medida que amplían su vocabulario visual y su poder de decodificación, los controles sobre la decodificación pueden eliminarse rápidamente, lo que les permite leer y disfrutar de la literatura infantil.

El problema con la lectura de la fase alfabética es que es lenta y esforzada. Afortunadamente, a medida que los niños aprenden palabras a la vista y trozos de vista, aprenden métodos abreviados para reconocer palabras. Recuerdan trozos de ortografía para un montaje rápido. Estos trozos son partes de palabras pronunciables que pueden ser reconocidas sin análisis. El uso de trozos permite a los lectores decodificar palabras poli silábicas al encadenar las partes conocidas. La clave para la decodificación experta parece ser el aprendizaje de las correspondencias vocálicas - el corazón de cada sílaba. Además, se necesita mucha práctica de lectura para adquirir palabras a la vista y trozos de la vista. Los niños deben ser llevados a leer voluntariamente como una actividad de tiempo libre para asumir este nivel de práctica.

¿Debería nuestro objetivo para los lectores principiantes ser recordar las palabras a simple vista o descifrar? La respuesta es ambas. Para progresar hacia la experiencia de lectura, los niños deben aprender a descifrar y a leer palabras de vista. Sin embargo, la lectura de palabras a la vista depende de la decodificación: el conocimiento de nuestro sistema alfabético. Por lo tanto, aprender a decodificar debe ser lo primero.

Volver a El Genio de la Lectura.

Translated by Rutherd Barn
Read the original page here.